martes, 7 de febrero de 2017

Decálogo sobre el ser humano competitivo

Tratado sobre el ser humano competitivo:
1.- El ser competitivo ni se ama a sí mismo ni se comprende, pues invierte demasiado tiempo en observar a los demás.

2.- El ser competitivo no se debate entre lo correcto e incorrecto porque su soberbia no le permite ver más allá de su ombligo. Así, vive engañado en la creencia de que todo lo que no está a favor de él esta en su contra y tan ensimismado en dicho órgano que rara vez tiene una dimensión ecuánime de las cosas, tomándose las opiniones ajenas como ataques o halagos hacia su persona.

3.- El ser competitivo odia las virtudes ajenas como una forma de eludir su propio esfuerzo de superación al tiempo que rechaza la grandeza de los hombres de a pie y ensalza absurdamente la de aquellos que aparecen en la cima de la fama, ya sea por altura o por bajeza.

4.- El ser competitivo vive en una fantasía de gladiadores donde todos compiten contra él. pues no sabe que la competitividad ajena sólo se detecta cuando es uno el que está en la arena.

5.- El ser competitivo no está contigo cuando lo necesitas. Está sobre ti.

6.- El ser competitivo adora a todo aquel que sea víctima porque lo considera inferior, salvo que él mismo se sienta victimizado, porque nadie sufre más que él, en ese caso exigirá el amor incondicional del resto.

7.- En las artes, desprecia lo que no entiende, porque le recuerda sus propias limitaciones; adora la fanfarria del más difícil todavía, por que al ser inalcanzable le permite relajarse en la contemplación y le simpatiza tremendamente lo mediocre, por que al considerarlo inferior le permite contemplarlo desde arriba.

8.- El ser competitivo se abastece a sí mismo de un sinfín de cosas, a veces necesarias, a veces superfluas, pero siempre infinitas porque llena un hueco en su interior cuyo fondo es igual de infinito.

9.- El ser competitivo no ama la vida, en definitiva, pues siempre hay un motivo para ver la cara negativa de las cosas, ya sea para disculpar sus propias fallas o para  alimentar las de el resto.


10.- Al "ser competitivo" lo llaman también, ego y vive dentro de cada uno de nosotros, aquellos que niegan su existencia interna están poseídos por él por completo.

"Decálogo sobre el ser humano competitivo" es un estruje cerebral mañanero que desearía contar lo fácil que es pervertir una sociedad entera. 

Babel Ruiz